viernes, 15 de mayo de 2009

Los Willcas reclaman el seno a su madre
Willakakuna mamanpa ñuñunta manunchanku

El waycho que nos releva del sueño con su canto
Ch’eqollo puñuyninchismanta takiyninwan panpachawanchis
en su pico lleva una flor de papa
t’afsanpi papa t’ikata apan
violeta
kulli
naranja sus estambres a cielo abierto
hanaq pacha kichayninpi puka q’ellu achalqonkuna
deja la rueca
puskata saqey
Pachamama
Pachamama
y danos de tu pecho de cuarzo el calostro de oro.
hinaspa qori phoqe qeqlla ñuñuykimanta qowayku.


Una extraña luz en la montaña
Chajrapi k’anchay mana reqsisqa


En el cerro del frente una luz coruscante mira
Qhata chinpapi hoq lliflli k’anchay qhawan
mira
rikuy
y di si es la mesa del Padre Cielo
Hanaq pachapi taytaqpachu hamp’ara niy
si viste alguna vez
sichus hayk’aqllapas rikuranki
furiosa sacudirse de sus aguas a una estrella
ununmanta sinchi phiñasqa ch’aska shafchirikuyninta
habla madre
mamay rimay
es la hora en que mengua
kay kausay pisipashianmi
la premonición por el olor
mushiy rayku watuyukuy
interpreta el resplandor sobre aquellas oquedades
llifllinta sach’alla chajraqta tìjran
y arroja tus angustias que a cada paso pesan
hinaspa sapanka thajsininpi ñak’ariyninta wijch’un
y los paños mojados que anidan como gaviotas en tu pecho
hinaspa apichasqa away qellwakuna hina qhasqonpi ch’esachakun


Los Willcas vuelven sobre el amor y la ausencia de su padre
Willakakuna waylluy pata hinaspa taytanku ch’usaqyachiyman kutinku


Qué es el amor Madre Tierra?
Pachamama iman waylluy?
catastro de propiedades y distancias
wasi qelqakuna hinaspa karukuna
camino
ñan
sed
ch’akiy
o
utaq
sólo
sapan
el canto del polen que tensa la garganta del ser
sisaqpa takiynin runaqpa tonqornin chutataq
el amor
waylluy
el amor sin considerar
waylluy mana yuyaspa
la soledad
sapan kausay
qué empresa le dijo sírveme
mayqen llank’aymi noqapaq allin kanqa niran
y se marchó sin saber de nosotros
hinaspa ripun mana noqaykumanta imatapas yachaspan
sin imaginar la oscuridad de su ausencia
mana rankhi ch’usaq kayninta yuyaspa
di si te amaba
waylluraykichu niy
di la verdad
cheqata willakuy
rumorosa
sifsikachan
en las hojas del árbol que camina
sach’a rap’ikuna purisqanpi
hacia la almendra del alba
pacha yllariy ruru riypi
la casa de Pachacamac
Pachakamaqpa wasinta
o quizá nuestro padre ya no es de este mundo
ichapascha taytanchis mana kay pachaki kausaqñachu
madre ya no es de este mundo
mamay mana kay pachamantañachu
y la Pachamama a prisa
hinaspa Pachamamataq osqaylla
ataja al río con su boca de pétalos rojos
mayuta puka rap’i siminwan hark’an
el río
mayu
en busca
maskhaspa
de su origen
qallariyninta


Los Willcas aumentan de edad con las aguas de la laguna
Willajkakuna qocha mama unuwan yupay kausayninta yapanku


A las orillas de una laguna suspendida en el monte empinado
Samaq qocha mama patapi kinray chajrapi
descubrimos nuestros ojos
tarisqanchis ñawinchiskunata
nuestros cuerpos
kurkunchiskunata
y en ellos la danza infinita de los mundos
hinaspataq chaypi pachakunaq pasaq tusiyninta
Su flujo nos da súbita edad
wiñasqanmi qonqaylla kausayta qowanchis
sus aguas acrecen tumultuosas
q’ata ununkunan wiñan
en razón directa a la sed que nos aviva
kausaq kayninchis ch’akiyninchis rayku
las bocas del agua
unu haykuykuna
se multiplican
mirakunku
en nuestra alegría
kusikuyninchispi
de plumajes amarillos
q’ellu phurukuna
En el regazo del agua
Unu yanaykuypi
cielo de abajo le llamamos
hanaq pacha uraymanta wajaykiku
nuestras sombras
llanthunchiskuna
dejan dos islas de alabastro de vetas cristalinas
Iskay qaqa
se asemejan a nosotros
noqanchisman rijch’akun
es el juego y aprendemos
hillin hinaspa yachanchismi
el agua ha de acordarse de nosotros
noqanchista yuyawasunmi unu
en su descenso por los recodos de la piedra
rumi k’ijllukuna wañuyninpi
Y aún la Madre Tierra nos toma de las manos
Hinaspa Pachamama makinchismanta hap’iwanchis
para llevarnos allí donde una fogata
apawananchispaq chayman qonoy kasqanman
se fatiga en los perfiles densos de la sombra
sayk’ukunmi khakakuna llanthupi

La caverna del Wakón
Waqonpa wak’an


No es la mesa de Pachacamac
Manan Pachakamaq hanp’aranchu
la luz en esa roca
chay qaqapi k’anchayqa
Amarillo dorado azul absorto
Q’ellu choqellu anqhas utisqa
un hombre desmesurado en piel de otorongo
runa mana yupa uturunku qarapi
en las entrañas vacías de la medianoche
chaupi tutaq ch’usaq ñat’inpi
donde aprendió a soñar despierto
mana puñuspa musphay yachay
al hervor
t’inpuypi
de las papas en una olla de piedra
rumi mankapi papakuna
en un mar de piedra
qocha mama rumipi
en olas que suben desde su vientre
phoqcheqekuna ñat’inmanta wichan
deshoja
rap’ita sik’in
su nombre
sutinta
Wakón
Wakón


Las papas presienten el final de la Madre Tierra
Pacha Mamaq tukukuyninta apakuna watun


Las papas de ojos numerosos
askha ñawiyuq papakuna
hierven en comentarios
rimakuykunapi t’inpunku
lo que será lo que habrá de ser
kaqkuna imayna kaykuna kay
la belleza de la tierra un pozo infinito de reflexión
Allpaq sumaq kaynin p’onqo mana p’uchunkayniyoq
el vaho de las lluvias lejanas
karu parakunan wajsiynin
bajo la luz de astros extintos
ch’askakunaq wañuy k’anchayì
una muerte secreta es un manto que se extiende
pakapi wañuymi p’istuy mast’arisqa
por donde quiera que se vaya
may munaynin puriypi
y no hay flor que florezca
manan t’ika t’ikaq kanchu
ni aroma que encuentre
Intaq sumaq muskhiypas tarikunchu
su cuerpo total
tukuy kurkun
la leña arde y su olor
llant’a k’apayninwan
penetrante encubre la síntesis
kallpasapa pakan llapanninta
el dolor
k’apayninmi
es el dolor
nanaynin kan
de dos niños que van a cambiar la faz del mundo
iskay erqekunaq teqsi myuq uyan hoq nerayman tukuchiq

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada